Proyecto “Reflejos”

Foco de atención
Nivel estrés docentes
Participación en clases
Utilidad cambios
Utilidad general del proyecto

En enero del curso académico 2014/2015 Proyecto Kōan inició un piloto en el I.E.S. “López Neyra” de Córdoba, donde durante seis meses trabajamos con un grupo de profesores implantando cambios propios de una Consultoría Educativa en el aula, lo denominamos “Proyecto Reflejos”. A estos profesores se les pasó un cuestionario antes de iniciar el proyecto y después. Los resultados hablan por sí solos.

El primer item hace referencia al centro de atención de la clase. El 81% de los profesores que han participado en el proyecto consideran que el foco de atención de la clase se ha redirigido del profesor a los alumnos, generando, en palabras de los profesores mayor autonomía y motivación en los alumnos y una descarga emocional y de carga de trabajo en los profesores.

El segundo item estudia el nivel de estrés de los profesores. El 75% de los profesores consideran que su nivel de estrés en el aula ha bajado, pasando de un 81% a un 50% de estrés.

El tercer item se refiere a la participación de los alumnos en clase. El 75% de los profesores consideran que el nivel de participación de los alumnos ha aumentado después de pasar por Proyecto Kōan, pasando de un 63% a un 88% de participación.

El cuarto item valora la utilidad de los cambios introducidos en el aula. El 89,66% de los profesores consideran que los cambios introducidos han sido útiles en todos los casos. Estos cambios afectan desde el método de evaluación a las distribución en el aula de los discentes, pasando por cambios metodológicos adaptados al diseño curricular.

Finalmente, preguntamos a los participantes sobre la utilidad general del nuevo método de trabajo. El 100% de los participantes preguntados por el grado de utilidad del proyecto da la máxima puntuación. De ellos, el 50% lo traducen en una nueva forma de motivar a alumnado, el 25% destaca la seguridad ante el cambio que han experimentado al participar en el proyecto y el 25% restante ha descubierto puntos ciegos en su metodología habitual.

Nuestro Proyecto nace con el objetivo de contribuir al cambio del sistema educativo de nuestro país. Para ello, el docente necesita un nuevo perfil que, teniendo en cuenta el contenido curricular, le aporte herramientas y habilidades acordes con el reto educativo del siglo XXI.

Partimos de un sistema educativo anclado en los preceptos de la era industrial, donde el docente es un inmigrante digital, rodeado de nativos digitales, en un entorno aparentemente tecnológico que aporta soluciones parciales a las necesidades de enseñanza actuales. Con herramientas en el aula poco flexibles para un aprendizaje efectivo, con metodologías centradas en procesos memorísticos que no consolidan el aprendizaje a largo plazo. Si a esto unimos un alumnado, en muchos casos, desmotivado, con ausencia de límites y baja tolerancia al fracaso o frustración, el resultado es una profesión, a veces, poco atendida con niveles altos de estrés y baja comunicación en el entorno académico.

El docente es sólo una pieza en el complejo engranaje que conforma el sistema educativo y Kōan considera que es una pieza clave con capacidad para cambiar el futuro de las generaciones que hoy son el presente en las aulas.

El convencimiento de que el cambio dentro de las aulas es posible, nos llevó a desarrollar una experiencia piloto en el Instituto de Enseñanza Secundaria “López Neyra” de Córdoba, durante el Curso Académico 2014/15. Varios meses de trabajo con un grupo de profesores, acompañándolos en su proceso de cambio, han dado su fruto.

Reflejos-17

La preocupación de “cubrir el programa” consiste en poner en la cabeza de los alumnos una serie de afirmaciones, definiciones y nombres tan rápido como sea posible. Ya no tenemos la mente ABC, secuencial y en compartimentos. Ya no se trata de preguntar “¿Quién descubrió América”, sino “¿Cómo descubres quién descubrió América? ”

Agradecemos a estos profesores y a aquellos otros docentes que a título individual también han participado en este piloto, por acercarnos a su realidad, hacernos partícipes de ella y ayudarnos a ser más eficaces. Gracias por darnos las alas para alzar el vuelo.